MLB News

Las peores consecuencias del fútbol americano no se ven por televisión

Las peores consecuencias del fútbol americano no se ven por televisión

ESPERO QUE LA CONVERSACIÓN SOBRE LA SEGURIDAD EN EL DEPORTE QUE HA INSPIRADO DAMAR HAMLIN HAGA QUE EL JUEGO SE VUELVA MÁS SEGURO.

Cuando Damar Hamlin sufrió un paro cardiaco durante el partido de “Monday Night Football” de la NFL la semana pasada, fue como si el mundo se detuviera: tanto en el campo, donde los equipos médicos de emergencia se apresuraron a actuar y los jugadores miraban impactados, como en las televisiones de millones de hogares, donde los aficionados trataban de encontrarle sentido a lo que acababan de ver en tiempo real.

Tan solo unos momentos antes, el safety o profundo que lleva un par de años en los Bills de Búfalo había tacleado a Tee Higgins de los Bengalíes de Cincinnati, lo cual produjo un choque violento entre su pecho y el casco de Higgins. Los cardiólogos han especulado que el golpe pudo desencadenar una conmoción cardiaca, una afección inusual que puede ocurrir cuando la pared torácica recibe un impacto durante un momento breve y vulnerable en el ciclo del latido, lo cual puede hacer que el corazón pierda el ritmo. El progreso de Hamlin ha sido notable, pero la condición puede ser mortal.

El episodio ha centrado la atención internacional en los peligros físicos del fútbol americano y muchos padres se preguntan de nuevo si deberían dejar jugar a sus hijos y algunos aficionados se han cuestionado si es ético el apoyar a este deporte.

Como exjugador de fútbol americano universitario y neurocientífico que durante los últimos 20 años ha pugnado por una mejor protección de los deportistas, me alientan las muestras de apoyo para Hamlin, un jugador talentoso y un modelo a seguir, y para su familia.

No obstante, por alarmante que haya sido su lesión, el aterrador incidente acarrea un riesgo secundario: está centrando la atención en un caso atípico único y dramático en vez de en las enfermedades crónicas que representan por mucho el mayor peligro para los jugadores.

Según el Registro Nacional de Conmociones Cardiacas de Estados Unidos, se calcula que se producen entre 15 y 20 casos al año a nivel nacional, normalmente en deportes como el béisbol o el hockey, cuando un proyectil que avanza a gran velocidad golpea un pecho desprotegido. En el fútbol americano, donde los jugadores llevan muchas capas protectoras, un suceso como este es tan raro en la NFL que es probable que no vuelva a ocurrir en nuestras vidas. Mientras tanto, las cardiopatías crónicas y los efectos a largo plazo de las lesiones…

Click Here to Read the Full Original Article at MLB en Yahoo! Deportes – Noticias, Resultados, Clasificaciones, Rumores, Juegos de Fantasía…